5.11.08

Wee kend

Y sucedió. Un estadounidense, de orígenes africanos sí, pero estadounidense, mulato de nombre árabe y con parte de su familia musulmana, es presidente de los Estados Unidos.
El estereotipo de un país racista, que lo sigue siendo, pero tanto como pueda serlo Europa, queda cuando menos resquebrajado.
¿Os imagináis un inglés de origen pakistaní como Primer ministro? O una hija de emigrantes magrebíes presidenta de nuestro gobierno? Un gitano de origen albanés al frente de la república italiana? y así....

El hecho es que se han puestos muchas esperanzas, tal vez sea el reflejo de la incapacidad para resolver los problemas de muchos que han creado la ambición de unos pocos, en un hombre, que no va a acabar con la crisis, pero que eso, que crea esperanzas.
Y resultaria insultante hablar de esperanza a quienes siguen sin tener nada y nunca la han perdido. Son esas personas las que con mejor criterio valorarán el proyecto de Obama en el mundo. Si realmente llega ese cambio de no tener a tener.

Que como dice Obama se puede cambiar el mundo. Podemos, wi ken!!

10 comentarios:

Nébula dijo...

menuda herencia le ha caido al pobre :S

Dibújame una sonrisa... dijo...

Sucedió! un cambio espero que muy bueno! confiemos pues...
A todo esto..Nostradamus no diría nada al respecto..no?? :-P ejejeje!
Besines!

Eria.. dijo...

Dentro de dos años lo vemos... siento no ser tán optimista. Un beso.

Sureña dijo...

Yo creo que sí, que wi ken...

Y quiero creer en él, que, sinceramente, no sé cómo lo hará, pero hoy por hoy me parece el mejor presidente que el mundo podría tener... ya te dije que me gustó eso del Mesías :)

Esperemos que no nos defraude

Besos

Proyecto de Escritora dijo...

No sé si conseguirá todo lo que se ha propuesto, pero que es mejor candidato que Mccain, eso seguro. Yo creo que sí que va a haber algún cambio, y espero que sea grande.

Por cierto, gracias por la notable mejora de tu blog!, creo que nos va a beneficiar a todos. Gracias!!! ahora da mas gusto leerte!

Un beso!!

___________________ dijo...

Soy poco optimista a este respecto, aunque tengo que reconocer que de los post que he visto sobr el tema este es el que más me ha convencido y hecho pensar. Esa idea de un inmigante magrebi de presidente en España es un gran ejemplo. Creo qeu para eso todavía nos queda, por desgracia (si no hemos tenido ni una mujer presidenta, ni un gitano, ni...)


Un abrazo,


Pedro.

Ayshane dijo...

Ójala fuera verdad eso de poder cambiar el mundo... tanto que no lo recozcamos...

veremos qué nos deparará el futuro???

besitos grandotes!!!!

María José dijo...

Me parece que has hecho una buena reflexión, por qué no tener esperanza en un cambio, tanto si es en Estados Unidos como si es en nuestro propio barrio, creo que los cambios siempre deparan algo bueno... me ha gustado mucho tu comparativa con lo que podría suceder en cualquier país europeo, por que no?? creo que sería genial.
Un abrazo.

Queralt. dijo...

Con la herencia que le ha dejado el emperadorcito con espuelas, lo tiene difícil pero, independientemente de lo que haya podido hacer de aquí a cuatro años, el cambio, un gran cambio, ya se ha producido y para mi, humildemente lo digo, significa que el mundo, ya ha empezado a cambiar...
No sólo se ha cumplido el sueño de un gran hombre como fue Martin Luther King, es que además, se ha materializado aparentemente desde la nada (por éso que dices del racísmo, por ejemplo) que, SE PUEDE...

Besitos de cereza y chocolate.

Queralt.

Xerayka dijo...

Soy una soñadora y creo en que los sueños se hacen realidad... pero tengo las patitas tambien pegaditas al suelo y desconfio de que todo el aparataje de gobierno que ya esta instalado pueda reinventarse... un poco como lo que ha pasado en mi pais, que le han puesto todos estos años los pies para hacer zancadillas a la Presidenta...ahora que si estoy feliz de que un hombre de las caracteristicas de Obama este donde este, estoy super feliz.. me hace ilusión...
carlso tu post , como diria un amigo " redondito" el post.. me gusta esta capacidad tuya de acercar y pensar en sencillo y en docto la historia contemporanea.