16.10.08

Sex....nsura

Los carteles publicitarios de Diario de una ninfómana no podrán verse por las marquesinas, autobuses y otros lugares de cotidiano uso para dicha publicidad por considerar que es, según la gestora de publicidad de la EMT y estaciones de trenes de la Comunidad así como la emisora del obispado, de dudosa legalidad y altamente provocativa.
Aunque no sé yo si les asusta más el título que la imagen o viceversa. Incluso las fuerzas vivas del orden y la moral pensaban boicotear la publicidad de llevarse a cabo. (La cual se la han hecho ellos solitos)
También hay por ahí un periodista italiano, Roberto Saviano, que ha sido condenado impune y publicamente a muerte por la mafia, al extralimitarse, según los mafiosos, en el contenido de su libro, y posteriormente (nominada al Oscar) película Gomorra. Espero manifestaciones públicas de sus colegas en su defensa. ¿Os acordais de Salman Ruschdie?
¿Estamos en el s.XXI?
¿Dudosa legalidad? ¿Y si se llama Diario de un sátiro dan su autorización, o El sentido de las ninfas, o si aparece un cuerpo decapitado, o Apolo anunciando un perfume?

El caso es que hay determinados códigos aún vigentes en este país. Tal vez si la cubrieran con un pijama a rayas igual...

13 comentarios:

Fionna dijo...

Estoy de acuerdo en que no sé si les asusta más la imagen o el título. Tal vez, como bien dices si fuese un hombre el protagonista la cosa cambiaria....continuamos en un país machista.
Por otro lado tampoco hay voces en contra cuando la imagen del cartel es de miembros descarnados, vísceras o seres deformes....."sé la vie"

Nébula dijo...

Joder, me has dejado sin palabras, bueno cuatro: que asco de censura ¬¬

me alegro que te atrevas, muy mucho :) y de mi blog te puedes llevas los videos y enlaces que quieras, para eso están ahí, para que se vean, el sitio es lo de menos :)

besos n_n

мαяια dijo...

Tú lo has dicho: MARQUESINAS DE AUTOBUSES. Esos sitios dónde, de lunes a viernes, los niños esperan el autobús para ir al colegio.

No estoy de acuerdo con la censura pero... igual que la película es para mayores de X años, su publicidad también, ¿no? No sé, yo lo veo así...

Oski dijo...

Hola Carlos, en primer lugar venía disculpándome por tardar tanto en pasar por aquí.

Quería agradecerte también la atención y confianza que estás depositando en mi blog siendo casi el primero en comentarme en cada entrada. :-)

Se agradece mucho, de verdad. Por cierto, gracias también por tu voto. Me alegro que consideres mi blog merecedor de tal consigna.

También te agradezco que hayas visitado los relatos que Pedro y yo hemos escrito en ociojoven, habrá más partes, aproximadamente cada 15 días, pero tranquilo, te informaré de ello puntualmente. No queremos dejar la intriga en nadie jajaja.

Y bueno, comentando un poquito la entrada esta que has publicado, sólo decirte que me parece vergonzosa la hipocresia moral que reina en nuestros días.

Nos convencen de que ese cartel es "ofensivo" y que no es apto para los menores, sin embargo, escenas de violencia pueden contemplarse sin pudor a cada paso y nadie hace nada por evitarlo ni se alarma.

¿Nó será mejor el sexo? Sinónimo de placer, ¿que la violencia, la muerte o la destrucción?

Creo que empiezan a confundirse demasiado los caminos y se empiezan a censurar cosas. De todas formas, estoy de acuerdo con lo que dice María, quizás para un niño esa imagen pueda ser un poco fuerte, pero es que el director de la película propuso mostrar solo el ombligo de la chica y la Comunidad de Madrid volvió a negarse en rotundo. Lo que verdaderamente molesta es la palabra "ninfómana" que aparece en el cartel.

Sigo creyendo que la censura nunca es buena, y lo que un niño no descubra en una marquesina lo descubrirá el solito en internet...

No sé yo que será peor...

En fin. Un abrazo. Me ha gustado esta reflexión.

Dibújame una sonrisa... dijo...

Descubrir la verdad...descubrirse uno mismo...tirar de la manta (en cualquiera de los sentidos) sigue siendo algo que asusta porque debajo estamos nosotros sin más..
Besines!

Indi dijo...

Me hace gracia que a estas alturas de la película, aún se cargue contra la iglesia y la derecha en cuanto llega la hora de los reproches morales. Yo culpo al ministerio de cultura porque me parece indecente invertir dinero en bodrios como esta película.

Eso sí, impagable ese desfile de vestiduras rasgadas en favor de la libre moral...ya me gustaría ver a mi como cambiarían las cosas si el carten se titulase: diario de un pervertido sexual en cualquiera de sus variantes(la ninfomanía es una enfermedad médica, no una opoción en cuanto a práctica) y el cartel fuese un tío metiéndose mano en el paquete, através de un slip transparente.

Ah, pero esto solo son minucias...mejor el barco de Valencia.

мαяια dijo...

Ayer cuando te estaba comentando, apareció por la puerta "la vecina pesada de al lado" (tú ya sabes) y me apuré en escribir para terminar por no expresarme como quería. A ver ahora:

Verás, partiendo de mi poquita experiencia como profe, te diré que cuando los niños empiezan a aprender a leer, al principio no se dan cuenta del abanico de posibilidades que se les está abriendo, tan sólo es para ellos "algo nuevo que han aprendido en el cole". Más tarde y dónde sea y cómo sea, se fijan en una grafía determinada, colocada en cualquier parte y de dan cuenta de que la conocen y pueden leerla. En ese momento y todavía con dificultad, la deletrean despacio para luego repetirla todo lo rápido que pueden.

Imagínate esta escena:

08:50 de la mañana; una parada de autobús repleta de niños de todas las edades y de algunos padres que acompañan a los más pequeños; Carlitos (por poner un ejemplo) que tiene cinco años y está aprendiendo a leer cada vez mejor, ve el cartel y dice: "Mamá... ¿ninfómana qué es?"

Ahora piensa que tú eres el padre de Carlitos y que has de responder a su pregunta delante de los otros niños, padres, madres, etc.

¿Qué le dirías? ¿Estarían los demás padres de acuerdo con tu explicación y con que sus hijos la recibiesen de rebote?

Hay que tener en cuenta que un "calla, niño...", tan sólo retrasaría el momento de la explicación, porque la pregunta volvería a repetirse.

Los mayores podemos acceder a cualquier sitio sin que nadie nos acompañe, decidir si vemos la película, si leemos el libro y hasta opinar acerca de la vecina del quinto que es ninfómana, porque sabemos lo que significa, pero... ¿y los niños? Ellos van al cine si les damos permiso y los llevamos y leen los libros que nosotros les compramos. Han de madrugar cada mañana y, haga frio o calor, esperar varios minutos debajo de esas marquesinas... ¿realmente no bastan todos y cada uno de los demás sitios que hay disponibles para poner el cartel?

No me gusta dar moralina de ningún tipo, pero... ¡es que yo lo veo así!

En cuanto a lo de los 20Blogs (las normas están para que las leamos): sólo se puede votar a un blog por categoría y en general (no por día ni nada de eso...). De todos modos, tu voto (a mi crterio) ha ido a parar al mejor... ;)

María José dijo...

Vivimos en un país donde nos damos ínfulas de ser avanzados, liberales, progresistas,..... y cuando ocurren cosas de estas nos damos cuenta que seguimos anclados en el siglo XII cuando la inquisición empezó con su azote al librepensamiento. Me parece triste que algunos comenten que hay que mantener un respeto por los niños, y protegerlos en su inocencia, cuando son sus mismos padres los que les compran videojuegos donde consiguen más puntos cuantas más cabezas corten o más disparos consigan efectuar. Doble moral?? tal vez, pero quiero manifestar mi respeto por todos los comentarios, desde luego mi intención no es atacar y espero que nadie se sienta ofendido.
Simplemente creo que deberíamos ser más tolerantes y dejar que cada uno vea lo que quiera y disfrute o no viéndolo, pero dándole siempre la libertad de elegir.

Sally dijo...

La presencia de imagen de violencia, sex, guerra, y cualquier cosas en cualquier mass-media en los ultimos años, he creado una generaciòn de juven que se dejan vivir sin ideal. Yo puedo comprender la liberdad de expreciòn, pero liberdad no es hacer todo eso que se quere sin respecto por la sensibildad de las personas. un equilibrio entre l'absencia de valors y el moralismo hipòcrita se devria buscar....

carlos dijo...

Agradezco muy mucho a tod@s lo primero,todos y cada uno de los comentarios así como sobre todo en ellos la crítica a favor o en contra de la noticia.
La cual no es mia,solo me hago eco de ella. Y obviamente expreso mi opinión como uno más,que va contra una medida que considero,no que sea apropiada o no,sino incoherente con el resto de situaciones que bajo el mismo tema se ven a diario ya en la ciudad ya en casa via TV.
Y voy en contra no de la Iglesia Indi ni de la derecha,sino contra una emisora que pertenece a una parte de la Iglesia,y contra una parte de la derecha.

Lo que desearía es hacer desaparecer esa bipolaridad que dura desde la guerra civil de izquierda=rojo y libertad - derecha=facha e Iglesia.Porque,espero, ya no es cierta y ambas están tan confusas en este siglo que no se sabe bien cual es una y cual es otra,en un mundo en donde el que manda es el dinero.Tal cual.
La izquierda creo que existe ya solo a nivel individual,nostálgico si se quiere,y confundida a veces con el fenómeno ecologista.

Decía Millás que de pequeño cuando sus padres llegaban del cine la peli o había sido buena, mala o muy fuerte.
Hoy creo que esa delimitación ha desaparecido. Y posiblemente esa indefinición produzca estas situaciones.
¿Y si en lugar del título pusieran tan solo la imagen con nombre de una marca de lencería y/o en su versión masculina con marca de su género? ¿Sería arte?
La palabra enfermedad es algo muy muy serio. No contemplé ese aspecto al hacer la entrada, me centré en el tema de la censura sobre unas cosas sí y otras no, o sobre la mala aplicación de ella.

Y ahora Garzón desentarrando la Historia. Pues como le dé a algun carlista por querer recuperar su memoria histórica...llegamos a Roma.

Un abrazo!!

amanda dijo...

Llego tarde, llego tarde...:-p
A mí, lo de llevarse las manos a la cabeza y gritar "censura, censura" por ésto me parece una exageración, con todo el respeto del mundo para los que piensen de otro modo. Ya te dije ayer que había visto el cartel al menos tres veces antes de leer tu post en periódicos, blogs, Tuenti, y el no se permita en sitios como marquesinas, autobuses, etc, me parece de lo más lógico. Con respecto a que cada uno tiene derecho a decidir lo que quiere ver o no, saber o no, por supuesto, pero darte de bruces con el cartel este por la calle no le deja a uno mucho margen de decisión. Y, por supuesto, lo que sí que tiene que quedar a salvo es el derecho de los padres a decidir sobre la educación de sus hijos. Todo lo que se ha dicho aquí sobre la violencia y demás, será verdad, pero el que algo esté mal y se dé por vía de hecho no legitima el resto de las cosas. Yo no pienso que a ningún adulto se le esté privando del derecho a ver este cartel o esta película, ni a los que la han hecho de su derecho a la libertad de expresión. Simplemente se está encauzando hacia el público adecuado, por tener la capacidad suficiente como para entender su significado.

Tauri dijo...

Ya vi la noticia, la verdad es que visto lo visto, y después de innumerables anuncios de colonias bastante mas explícitos que este me parece una falta de respeto que sigamos en el tiempo en que la palabra ninfómana o unas bragas hagan censurar un cartel y en cambio se pueda emitir en horario infantil el polvo de dos grandes hermanos dentro de la casa, que vale, en esta edición no ha ocurrido "aun", pero al tiempo, a ver si alguien censura entonces :(

Munlight_Doll dijo...

A mí censurar me parece una gilipollez enorme. Los niños, sí... Los niños tarde o temprano acaban descubriendo el sexo, y más vale que los padres, en lugar de cerrarles los ojos ante el mundo, cumplan con su deber y los eduquen. "¿Mamá, que es una ninfómana?" "Pues una mujer que tiene adicción al sexo". Y punto.

El sexo es algo natural, no algo indecente y sucio como nuestra sociedad católica nos quiere hacer creer.

Además, si el sexo fuera pecado, Dios no lo habría hecho tan hermoso ;)

Un beso,
Mun