17.9.08

Deep blog

Érase una vez un rey que revisaba la guardia de palacio, acompañado del heredero al trono, el joven príncipe de cinco años.
Durante la revista le pregunta el rey a su hijo si de mayor querría ser miembro del real cuerpo.
Pero antes de que el príncipe respondiera uno de los guardias exclamó que debería acceder al trono de sus gloriosos antepasados.
Fue de tal agrado para el monarca la reacción del agente que le concedió en ese momento una licencia para conducir un taxi por la capital como premio.
Fuera de palacio, y al enterarse de la noticia, un subdito del reino se indignó ante lo que consideraba una injusticia. Y lo expuso en su blog.
Una semana después de publicarlo, era detenido y llevado a celda junto con cincuenta delincuentes más, ratas y cucarachas, todo ello tras un juicio de cinco minutos y sin defensa. Todo por faltar al respeto al rey. Al menos el caso ha pasado ante la salida a prensa a otro tribunal que se espera sea clemente con el "criminal"

Y sucediendo, no en un lejano país como en los cuentos, sino en uno fronterizo con el nuestro.

Este es el texto que le censuraron:

El rey no puede otorgar estas dádivas(...)sin control ni supervición a cualquiera que le elogie. Así se crea un ejército de cortesanos que, en lugar de ganarse la vida con el sudor de la frente, lo hacen proclamando alabanzas poco creíbles. No necesitamos a alguien que nos tenga piedad, sino que nos garantice el reparto justo de la riqueza.

6 comentarios:

Sara dijo...

Mi madre siempre me ha dicho una cosa "el poder corrompe" y si eso es cierto, aunque sea sólo en algún que otro caso, y corrompe al que lo tiene durante un rato....¿Cuánto corromperá al que nace con él?

Pues te digo lo mismo que te decía en la otra entrada...que se me encoge el corazón cada vez que veo lo que los humanos le estamos haciendo al mundo

Gracias :) pero no me dejes con la intriga! quiero saber que fue lo que te pasó parecido a mi episodio de jura de venganza después de que una “profesora” (ejem) de literatura me rompiera mi poema en mi cara, anda, porfa, cuéntamelo, por donde quieras, pero cuenta cuenta ;)

Un besito carlos!

carlos dijo...

Que no tiene mas importancia.En el mail que te escribí te agradecía tus comentarios sobre economía y como no podía en ese momento que al día siguiente te comentaría en referencia al episodio de tu entrada,una anecdota parecida en un concurso de narración en el instituto pero va no fue nada.
Bueno,afortunadamente hay muchos humanos como el chaval éste que se enfrentan a la corrupción :)
Un abrazo

Sureña dijo...

No lo había escuchado pero me parece increíble... qué cosas tan extrañas pasan...

El abuso de poder...

Besicos

synn dijo...

¿Es real? No había oído nada.

Suena subrealista, mezclando reyes, subditos, blogs y calabozos. Pero supongo que es posible, la libertad de expresión no existe en todas partes.

Un abrazo.

Esther dijo...

A veces, es mejor un poco de disciplina tb y los extremos son malos... ...si se es demasiado bueno tb, eso tiene peligro porque mucha gente es muy apañada y luego se aprovechan de ti o lo intentan.

Saludines.

Hedda dijo...

Acabo de entrar en tu blog y la casualidad ha querido que conjuguen el día nublado y melancólico de la ciudad de Málaga con el aspecto oscuro de este, tu sitio...

Tengo que entrar con más tiempo para leerlo. Lo que he visto hasta ahora me parece interesante y diferente.

Saludos,

Hedda
Gracias por tu comentario... :)