8.6.08

En mi vida me han llamado de muchas maneras, acertadas o no, pues habrá de todo, pero tal vez loco sea la que más se acerque a mi persona.
Sea como fuere esta noche atravesaré el umbral de la realidad y me adentraré en el mundo de los sueños.
He reunido del bosque mágico los ingredientes necesarios para ello y una vez obtenida beberé la pócima.
Miro alrededor.
Nada, nada hay que me salve de mi. Bebo.
Me hallo frente a un lugar que a juzgar por su aspecto debía de ser muy antiguo. Una enorme puerta, en donde la madera, el bronce y el oro le daban una regia solidez y majestad de otros tiempos. Delante de ella me encuentro con un poderoso guerrero que debiera ser el guardián de la entrada, el cual llevaba una gran lanza y portaba un poderoso escudo.
El guardián me pidió una llave a cambio de que me dejara pasar.
No puede ser! – Exclamé - Pero el movimiento con su lanza me indica que va en serio. Por más que mi mente soñaba en todos los sueños aparecía el dichoso guardián.
Y así varios días hasta que por absurdo que pareciese esta noche probaría con una llave en mi mano.
Me hallaba de nuevo frente a la enorme puerta y cuando el guardián me pidió la llave, efectivamente, tenía una en mi mano! Se la di y penetré en el interior.
Aquello era inmenso. Allí estaban las olas del Mar del Norte, los pasadizos de Shakara, el amor, la riqueza, los más bellos paisajes, en un tiempo de crepúsculo permanente. No sé el tiempo que transcurrió más debía marchar ya, pero a buen seguro que regresaría.
En la puerta me vuelvo a topar con el guardián, el cual me pide otra llave para salir.
Le digo que no dispongo de más, pero que aguarde un instante que puedo darle todas las que quiera. Entonces me doy cuenta de que al coger las que iba soñando atravesaban mi mano sin poder sujetarlas.
Y aquí estoy, atrapado en mis sueños esperando un despertar que no llega.



Más y mejores relatos en Cuentacuentos

12 comentarios:

Paula dijo...

Pues, teniendo en cuenta lo que sale en el sueño... tampoco se debe estar tan mal atrapado alli ¿no?

Que imaginación tienes chico, siempre logras sorprenderme.

Besote!

Ariel dijo...

Me suena mucho al cuento anterior, pero igual tiene algo especial, la descripción del mundo magico, de la bebida, sin ser demasiado detallada pero te permite soñar, muy bien...

Roc dijo...

¡Mira que te tengo dicho que no te duermas encima del ordenador! Pero siendo el lugar de ensueño, nunca mejor dicho, quizás esta noche dé yo una cabezadita.
Allí nos veremos y seremos felices, entre los crepúsculos perpetuos y fascinantes....
Besitos.

Tormenta dijo...

Es lo que tienen los sueños, si te introduces demasiado en ellos puede que su magia no te permita volver a la realidad. Además, para qué querríamos una llave para salir? tu protagonista es un privilegiado por haber encontrado la llave que le permitiera entrar.
Si la realidad no se disfrazara de vez en cuando de sueños, el mundo sería un lugar todavía más árido.
Me ha gustado mucho como siempre. Muy bien expresado, mágico y a la vez contundente.
El pero... es que me parece que estás empezando a abusar de la misma estructura, aunque, desde luego, funciona.

Muchos besos cielo!

Xana dijo...

Nunca entregues tus sueños como llave o pago para salir de ningún sitio..
Sin sueños no somos nada...sin esperanza, tampoco.
Besines!

мαяια dijo...

Holaaa!! ;)

Ainsss... el final me ha hecho recordar a una canción (que me encanta) de Diego Martín. Concretamente a un pedacito que dice "... no quiero un despertar, los quiero todos...".

Ahora... estaré todo el día tarareándola por tu culpa, pero bueno... mejor esta que otras más... ¿chungas? :P

Un besote gordo, gordo!! ;)

Sechat dijo...

Tus palabras elegidas con exquisitez como si cada relato fuera una fiesta especial, siempre logran sorprenderme y sumergirme en una especie de sueño, cuanto más me meto en la lectura. Esta vez con más razón que nunca (ji,ji). Intenso y mágico. Maravilloso. ¡Felicidades!

La nena dijo...

Pues ante, un sueño tan maravilloso, con el contraste de la vida que a veces se vuelve pesadilla, para qué salir?
Aunque una vez escuché que alguien encerrado dentro de un paraiso, éste puede convertirse en el mismísimo infierno, así que quizás entiendo el final, el por qué querer escapar...
Me ha gustado :)

wannea dijo...

ALa!!! despues de tanto tiempo y sigues sorprendiendome igual e?? me encanta, aunque ahora cada vez que sueñe procuraré ir siempre con dos llaves en el bolsillo por si por un casual me encuentro con alguien que me pida alguna para entrar o salir de algun sitio... muchos bessos wapo!!!

Cendra dijo...

¡un despertar que no llega! ¿Y cuántos de nosotros estaremos soñando sin saberlo????

Precioso relato, una hermosa locura.

Un abrazo

______________ dijo...

La verdad es que es una historia bonita, con un final terrible, al menos desde mi modesto punto de vista. Los sueños están para vivirlos, no para estar atrapados en ellos.

Por lo demás me encantaría ver las olas del Mar del Norte, los pasadizos de Shakara(...)

Un abrazo,


Pedro.

María José dijo...

Los sueños no siempre son lo que parecen ser, los soñamos con ilusión con ansia incluso con desesperación aveces...... es cierto que sin sueños no avanzaríamos pero tambien es cierto lo que dice la famosa frase "ten cuidado con lo que sueñas porque puede hacerse realidad". Bonita historia aunque un poco inquietante al final. Me ha gustado.