13.4.08


Imagen de Rossonero

La oscuridad lo envolvió todo, y supo que cuando volviese la luz, todo habría cambiado a peor. Ese todo no se refería ni a personas, ni a situaciones o a circunstancias, ni siquiera a posibilidades; ese todo era un todo con cada una de sus letras clamando por la plenitud. El cambio, que afectaría a cada una de las alternativas que hubiese tomado y también las que tomase en el futuro, era consecuencia de una decisión de aquel preciso instante en que el desencanto había sido el germen, y a través de él, su vida o incluso la ausencia de la misma, alcanzaría por fin un sentido. Harta de la poesía, pues un verso tan sólo era una frase que se interrumpía en el éter y una rima una absurda cacofonía -el espejismo armónico capaz de retorcer el significado final de las palabras para satisfacer deseos estilísticos-, harta de los poetas, que le resultaban peores que su obra, presumiéndose los señores de la abstracción, como si la realidad no ejerciera sobre ellos el mismo yugo que para el resto, cuando en el fondo de sus almas escribían porque no podían evitar sentir lástima de sí mismos, anhelaba Romanticismo; pero éste llevaba muerto varios siglos. Antes un hombre, un amante, podía alcanzar tal sacudida en sus sentimientos que una única noche de rechazo hacía que la sangre corriera; ella moría en sus brazos, él la enterraba y descansaba cada noche sobre su tumba, derramando lágrimas por la ausencia, nunca por la culpa, esperando que éstas pudieran despertarla para poder yacer de nuevo con ella, hundiéndose en su carne podrida, en su blanquecina osamenta. Todo aquello ya no existía, y aunque no soñaba con ser objeto de afanes necrófilos, añoraba vivir en un mundo como aquél, tan diferente de este, tan colmado de medias tintas y amores descafeinados, en el que incluso el sexo se había convertido en una especie de rutina agradable, digna de practicar, pero en absoluto comparable con la unión sagrada de los antiguos.
Dejaba vagar su mirada por el vagón vacío. Vacío. Versos, cartas, caricias, letras vacías. La llamaban loca. En un arrebato de violencia golpeó el cristal ante la impotencia que sentía. El mundo se encaminaba hacia esa rutina y no podía hacer nada. El metro seguía avanzando en la oscuridad, alejándose de aquella terrible sensación. Contemplaba el suelo de goma, líneas que se perdían sin huella alguna que seguir. Demasiado hastío, demasiado cansancio. Su mente se estaba rebelando con más intensidad que ella, ambas parecían querer escapar de aquel tedio. A través del cristal se podía observar como por la vía contigua se aproximaba un tren, a su vez percibió como la velocidad del suyo iba aminorando hasta que quedaron detenidos uno frente a otro, en medio de la nada, envueltos en la oscuridad.
La vio, apoyada sobre la ventana, la única persona que ocupaba aquel vagón. El silencio reinante era el universo allí condensado, ellos eran el mundo. Su mano extendida sobre el cristal, cada línea la pasión oculta, cada yema un deseo. La contemplaba, transparente peinada en sus sueños, respirando la sombra que su penumbra reflejaba. Acariciaba el momento, siendo mar el horizonte, siendo arena el suelo. Bajo sus pies se deshacía el acero, huellas de encuentro que seguía con su dedo, sobre el vaho de la emoción que sentía en aquel momento. Astillando el cristal con sus manos, retumbaban en el vagón sus gritos. Entonces ella advirtió su presencia, se miraron, sonrieron. De alguna forma percibió que la vida alcanzaba un sentido. Pero al final siempre vuelve la luz e irremediablemente los trenes comienzan a moverse. Se alejan. El destino se pone en marcha y ellos ansían detenerlo.
Fue un instante, un todo. El romanticismo vivió después de muerto. //

Esta es una historia compartida con Tormenta, luz y sensibilidad allende sierra Morena!

Más y mejores historias en Cuentacuentos

24 comentarios:

Milo dijo...

Espera que me recupere de leer sobre el fondo negro... luego no veo una leche. Allá voy:

Suena a crítico, pero qué exquisitez. Me gusta cada una de las palabras que habéis escrito, la forma, el momento adecuado para ellas, que se hayan enlazado una tras otra moviendo a quien las lee, en este caso a mi, por todo el recorrido y por cada sentimiento, tanto vuestro como el de la propia historia. Un abrazo.

Beauty Beat dijo...

En el andén de la vida se suceden miles de historias, rostros múltiples y sincronías en medio de un andar que se hace mecánico, raudo...
Un transitar que no invita más que a observar un gentío apático, veloz y frío.
Pero nunca sabes cuándo es que aquel ser de luz aparece. En medio de ese vertiginoso andar y sin tropiezos se cruza entonces quien durante el resto del día te mantendrá vivo, despierto y con la ilusión desarmante de encontrate otra vez con sus ojos...
Instantes de la vida que hacen de ella una razón por la cual creer en la conversión.

Beauty Beat.-

Klover dijo...

Me ha gustado la idea del romanticismo muerto, se notaba un poco que, tras el texto, estaba la mano de otra persona ^^

Como pequeña crítica constructiva: ¿te han hecho algo los párrafos que los dejas de lado? ;) Facilitaría bastante la lectura ^^

Buena semana, petonets

Indi dijo...

Os ha quedado muy bonito. Empastais, los textos son piezas conectadas y no lo digo por lo de los párrafos, que deduzco es esa maravillosa manía de Blogger de zamparse los "br" e intepretarlo todo como "div". Ya me cansé de eso.
Usa el windows live writer nennnnnnn.

Besos

Paula dijo...

Instantes fugaces que guardan un mundo en si mismos. Cuanto puede esconder una mirada.
Me ha gustado mucho, enhorabuena.

Besos

Ricardo dijo...

Es un texto muy bello. Muy cuidado. Al igual que la idea, original.
Por lo demás, espero que el destino les tenga reservada otra cosa. Ahora mismo-que extraña es la memoria- me han traido al presente unos viejos versos que alguna vez escribí y que, con perdón de la protagonista del relato, he de dejarles:

Si traspongo las márgenes del mundo
Y me alejo de vos, y de nosotros
He de verte y de verme allá en la tierra
desde el cosmos que vos y yo soñamos

he de verme transitar calles desiertas
barrios viejos, tangos que se han ido
He de verte transcurrir aquel instante
El momento que atrapó nuestro destino

y aquí paro con el poema.

Gracias por este texto y por devolverme el recuerdo de un texto que sólo está escrito en mi memoria.

Un cariño

synn dijo...

Creo poder decir que se nota que Tormenta anda por ahí... o al menos lo notaba algo diferente a tus otros relatos.

Pero a parte de que yo le habría puesto más puntos y aparte, me ha gustado. Y, bueno, me ha dejado un poco triste.

Un abrazo.

J&A dijo...

muy bien escrito, y confuso. Yo, personalemnte, necesito poner mucha atención en este tipo de escritos, pero en este subyacía una fluidez elegante y facil de seguir, palabras que conducían a más palabras. ¿Como se hace un escrito conjunto!, donde está la mano d euna y otra!?quiza yo haga alguno en el futuro con Scry, que es quien me metió en el mundillo.

pos ello, que ma gustau
hasta la proxima escritorAS
un saludo

J&A dijo...

Vaya metedura de Pata
...que no se porque estaba convencido yo de que Ninive era chica (:|)...y claro, despues de dejarte el comentario he leido por ahí Carlos y pues se me ha quedado cara de "glups".

pues eso, Ninive o Carlos, un saludo, y perdona mi despiste!

Amanda Pinkleton dijo...

A mí me ha gustado. Un poco críptico (he tenido que leerlo dos veces :-p) pero impresionantemente bien escrito. Me ha gustado mucho esa idea del desencanto y el renacimiento de la esperanza durante un instante fugaz. No es un relato "al uso", pero eso lo hace aún mejor :-)

Besos!!!

Amanda Pinkleton dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tormenta dijo...

sin desvelar lo que a cada uno le toca en esta extraña historia, creo, como dice Indi, que cada aportación encanja bastante bien a pesar de que el planteamiento fue bastante caótico y rápido... y sí, se nota mi mano, pero la tuya se nota lo mismo; cada uno fiel a sus "cosillas", a sus pequeños puntos y tortuosidades a la hora de escribir, y lo fuerte es que casi llegan a confundirse ¿quién nos lo iba a decir? sea como sea me lo pasé como los indios (bien lo sabes) mientras lo hicimos, y aunque este no sea "el relato definitivo" puede, como mínimo, ser el comienzo de una ... interesante amistad. un besito cosa guapa! Mua!
ea! digo!
aiiiiiiisssss!!! x)
pd. que sepas que estoy pertrechada de cojines por doquier, y que lo vas a tener complicado para derrotar a alguien con mi experiencia en tales lides.

Tauri dijo...

Que bonita historia, solo un segundo, la verdades que es una historia muy gráfica, se pueden ver los momentos. Me ha gustado muchísimo. Besos para los dos

M.Güell dijo...

Chacho!
Pues te voy a decir lo mismo que a tu compañera de relato, pero en nuestro idioma, oki??? :)

Que me ha prestao mucho el tándem que habéis creado y cómo hacéis salir a flote el romanticismo que perdiérose antaño. Si es que con dúos como vosotros yé dificil no sacarse el sombrero.

Alégrome de pasarme por tu casa, campeón. Y que sepas que pronto, muy pronto, te dedicaré un culin de los buenos desde tierras "Pelayas" (puente de Mayo...yé formidable!)

Un abrazu chon!

JuAntonio dijo...

yo soy nuevo.. sólo llevo tres semanas y alguna vez he leído a los dos autores de tan estupendo escrito.
y no sé si es porq soy nuevo que yo no veo la mano de ninguno de los dos. no sé tampoco si eso es bueno.. porq tampoco sé (hay tantas cosas q no sé, ains!) cómo va esto de escribir conjuntamente (habrá mil formas de hacerlo pero querría saber cuál es la ideal).. pues eso.. la mano de una y de otro está si duda.. pero el hecho de q no las distinga es lo q más "me pone" de todo..

la temática de la historia?? ideal.. yo ya había pensado algo parecido y no es coña.. llevo unos días en Madrid, y yo q soy de una ciudad modesta, esto del metro cuando le pillas el rollo tiene su punto. y sí, como dice el comentario de beauty beat/ (comentario q me ha encantado por cierto) la gente va a su puta bola, con el andar mecánico, raudo.. y yo voy de observador paciente.. sin prisas, mirando a cada persona como si hubiera bajado del mismo plutón en forma de extraterrestre.. de todos modos tengo la fea costumbre o mala, llamalo x, de buscar la mirada en la gente.. alguna vez me ha salido bien la jugada.. pero otras.. en fin!!


cuando dos estrellas se juntan el cielo se ve con otra imensidad.. vuestro relato.. inmenso.

Xana dijo...

El romanticismo vive..cuando dos personas hacen por mantenerlo..son momentos breves e intensos..ya no está de moda morir de amor por el otro..pero sigue habiendo personas que sólo sienten no piensan más..y en ellas el romanticismo vuelve a abrir sus ojos y desplegar sus alas..
Un sueño de texto! enhorabuena a los dos!
Besines!

OnDiNa dijo...

Como me gustaría que me sucediera algo así... Encontrar el todo en un instante de la nada =).
¡Me ha gustado mucho el texto, enhorabuena a los dos!

Sureña dijo...

Genial unión la tuya con Tormenta y la de Tormenta contigo...últimamente tengo a los Cuentacuentos olvidados...

Qué sensación... que todos te tomen por loca cuando en tu cabeza sabes que eres más cuerda que todos ellos ¿por qué debe haber locura en algo como lo que ella sentía? anhelar el Romanticismo perdido...

Besicos

veinteañera dijo...

Que manera de crear un escenario con la vida como única protagonista.
Una estación de metro, escenario donde solo se pasea la rutina y el desencanto, la parte menos agradable de la vida, el día a día mas aburrido, pero que entre los dos con vuestra magia habeis convertido en un mundo de encuentro cargado de ese romanticismo añejo ya extinto.

No me extraña que aquellos vagones se parasen enfrentándose el uno con el otro, con estas palabras se para hasta el mundo.


Enhorabuena a ambos^^

Muchos besos!

Sara dijo...

Hola Carlos!
Corto y pego lo que le he dicho a Tormenta...
Puede sonar a tópico, pero me he quedado tan impresionada con lo que he leído que no me salen las palabras.

Creo que los dos lo habéis dicho todo, y que cualquiera que haya leído el texto podrá entender como me siento

Perfecto.

Y como también le he dicho a ella, me ha sido imposible distinguiros en el texto, lo que demuestra que hacéis una unión perfecta :)

Besos!

Pd. gracias por tu mail y tus palabras, siempre es un placer leerlas y no te preocupes por nada, que aunque esté un poquito lejos y un poquito desaparecida (lo sé, lo siento :S) en Suiza estoy muy bien :)

мαяια dijo...

Jo... se me ha hecho muy raro...

A ver, quiero decir que no he sido capaz de encontrar a Tormenta en el relato y tampoco a Carlos. No sé... por ejemplo, la última vez que escribí a "cuatro manos" lo hice con Jara y... aunque no cada línea porque eso es imposible, creo que sí que hay "cositas" que se sabía perfectamente de quién de las dos eran. Normalmente suelo ser capaz de dar con esas cositas, pero aquí no, aquí se me os escapáis... :P

Dejando eso a un lado, no puedo decir otra cosa que que me ha gustado mucho. La protagonista estaba cansada de la poesía, pero el relato se me antoja muy poético. ¿Acaso no lo es/era todo el Romanticismo? ;)

Un besote y mil aplausos!

Jara dijo...

un pequeño instante que deshace la rutina, que te lleva a otro sentir y te salpica el rostro de tal forma que simplemente por ese tan coto espacio del tiempo, el restante recorrido merece la pena.



Me han "liado" para que os leyera, y os lo han dicho ya en los comentarios pero es cierto que no puedo distinguir quien puso quien. Quien dejó espacios y quien letras.

Tras este cristal os he visto en un instante. Un placer y mil besos a ambos.

Scry dijo...

Podría escribir líneas y líneas de hermosas palabras decorando cada frase que habéis escrito, pero no lo haré, porque lo que he leído ha sido mágico. He podido imaginármelo a la perfección, increíble, sublime, cada rayo de pensamiento que habéis volcado en la historia.
Ha sido precioso y no tengo nada más que añadir.

Munlight_Doll dijo...

Increíble. Cuando se hace un relato que transcurre en un metro se acaba cayendo en los tópicos del amor a primera vista o en los encuentros eróticos. Sin embargo, vosotros habéis ido más allá, y habéis dotado a un encuentro fortuito de toda esa magia que sabéis poner en un relato. El amor es lo que hace que resucitemos (no sólo el Romanticismo), y así lo habéis expresado. La única pega que encuentro en este relato es la longitud de las frases. Creo que en esta ocasión habéis abusado un poco de ellas, y eso ha dificultado un poco la lectura, al menos para mí, que he tenido que leerlo dos veces para entenderlo :$ Pero quitando eso, el texto está muy bien :D
Besitos a ambos,
Mun
PD: El mismo comentario va para los dos ;)