27.4.08

Es difícil ver un gato negro en una habitación oscura, especialmente cuando el gato no está. Sin embargo creo escuchar murmullos, susurros que merodean como negras estrellas fugaces en la noche. Intento levantarme más no lo consigo. Siento palpitar el universo cuando se acerca una boca enorme llena de afilados dientes. Mis ojos cerrados, no puedo abrirlos. De repente convulsiones al menor roce con su piel.
La azafata me habla. Descubro que me había quedado dormido, atrapado en el umbral de un sueño. En su rostro hallo un oasis de luz que se aleja por el pasillo.
Me despejo y quito el cinturón de seguridad cuando observo extrañas manchas en el respaldo del asiento que me precede, y noto que se extienden por el suelo como si provinieran de…
Al girarme contemplo con horror el cuerpo decapitado del pasajero que viajaba a mi lado.//


Más y mejores relatos en Cuentacuentos

20 comentarios:

Sureña dijo...

Uff qué tétrico...

¿Una pesadilla premonitoria quizá? no me gustaría ver a ese gato en mis sueños...

Besos

vversus dijo...

¡Vaya relato!. Me ha gustado mucho.
Cierto es que tu blog merece visiteo constante, pese a que como dices no seas muy asiduo al mundo bloggero.

Muchas gracias por pasarte por furciacas. Cada día me sorprendo más de que a la gente le guste lo que hacemos, pero estoy encantada con ello. La verdad es que no hay otro fin que el de echar unas risas, y si de verdad te gustó es que tienes la cabeza lo suficientemente preparada como para ver ese tipo de cosas horribles que hacemos, lo cual nos llena de orgullo y satisfacción.

¡De nuevo muchas gracias por pasarte y por el comentario!.

¡Un beso furciaco!

Tormenta dijo...

Tú tienes más arte en diez lineas que muchos, por más que escriban un libro entero ^^ Más de uno querría para sí esa imaginación desbordante: te lo digo yo. De esa cabecita tuya se puede sacar petroleo literario ...ejem.
En resumen: breve pero intenso, un microrrelato bueno, que cuanto más se relee más sensaciones (tétricas :P) produce.
Felicidades encanto. Cómo molas!!
Un beso mágico.

Xana dijo...

Procuraré no tomar nunca el mismo avión que tú! jeje!

Realmente cargado de algo que te hace sentir miedo..

Besines!

Ricardo dijo...

Es público y notorio: Las aerolíneas andan cada vez peor.
Aunque, lo peor en verdad, es la indiferencia de la gente: Mira vos que la azafata podría haberte avisado. Qué se yo, algo como un"Caballero, tenga cuidado de no manchar su traje. Tiene un muerto a su lado".

¡Qué tiempos vivinos!!!

Pero bueno. Por lo vemos hay tipos que escriben lindo. Que si no...

Un abrazo YOYEGA

Ricardo al sur.

Munlight_Doll dijo...

No te enfades, Carlitos, pero te he leído relatos mejores que éste. El suelo premonitorio es un cliché bastante sobado. Pienso que podrías haber puesto un poco de ti en esta historia, hacerla más "tuya". Por ejemplo, ¿qué tal si la hubieras enfocado desde la indiferencia de la azafata ante la situación? Te habría quedado un relato curioso, lleno de humor negro.

En cuanto a la ambientación, pienso que no es la adecuada para un cuento de miedo. Considero la descripción del sueño demasiado poética para el desenlace de la historia. Para algunos, puede crear un efecto curioso, pero a mí me ha dado la sensación de que "no encajaba".

Sé que aprecias mis críticas sinceras, y espero que sepas que te las hago con todo el cariño del mundo. Aprecio este texto como una experimentación en el género de terror, y pretendo darte un par de apuntes para que mejores. Espero que te puedan servir, aunque yo sólo hablo desde mi humilde opinión.

Muchos besitos,
Mun

______________ dijo...

¡:O! Cuatro lineas, como quien dice, y todo el horror así espetado de repente. He leido pocos cuentos tuyos de terror, pero hay que reconocer que se te dan bien. Casi parecía la entradilla para un relato, casi, y entonces la cabeza...¡Me has dejado boquiabierto!


Un abrazo,


Pedro.

Josu Ansoleaga dijo...

no se me ocurre paranoia m�s radical en menos palabras.
a m� me ha gustau, pero al relto no le da tiempo a ser clasificado dentro de ning�n g�nero (ES lo que lo hace bello)

discrepando con comentariso anteriores...si la actitud de la acafata fuese indiferente hacia el cadaver...estariamos ante una historia m�s, y bastante manida por cierto.

as� que nada, breve pero intenso

(a mi no me ha parecido de terror en absoluto!)

hasta la proxima carlos
ciao!

Sara dijo...

Lo bueno de venir a verte es que tienes una imaginación tan grande que sé que nunca me voy a encontrar nada que se parezca a algo que ya hayas escrito antes

Genial, como siempre

Un abrazo muy fuerte

Popi dijo...

Iba a irme sin decirte nada, pero tendré que dejar huella, no vaya a ser que te dé por cortarme el gaznate o pescuezo.
Diferente, y eso, para mí, es bueno. Uno le torció el cuello al cisne y triunfó. Por qué no tú.
Un abrazo killo, de esos con admiración y fraternidad, pero sin tocamientos, bribón!!! XD

synn dijo...

¡hey!

¡qué gran final!

Este trocito es como el comienzo de una peli de terror, muy lleno de sensaciones y con la dosis de gore justa!!

Un abrazo

Noemí-San dijo...

Que miedo, Carlos! me ha gustado mucho...me he imaginado en el sitio de la persona y no se que hubiera hecho...gritar? morirme de miedo? llorar???

Yo tengo un gato negro tatuado...jejeje, me ha hecho gracia la mención :P

Besotes

Mj dijo...

Por si no tuviera basntate con la paranoia de Perdidos cada vez que monto en avión, ahora me sales tú con esas. Mal, mal, mal, material para pesadillas en el aire, mal. Ahora nunca me dormiré jamás en los avioneeeeeeeees.

Besooooos.

Beauty Beat dijo...

Marcas la diferencia con tus relatos.
Tus tentativas mueven percepciones... Los valientes cuentas historias, los cobardes sólo mentiras.
Yo a ti te creo porque admiro el arrojo en tu prosa y la sinceridad de ella.
Un abrazo,
BB.-

Roc dijo...

Espero que no lo hiciera el gatito. Los gatos son estupendos y son los únicos que se dejan hacer perrerías por los niños...
Pero el relato me ha puesto la carne de gallina... Y es que una vez pasé por un percance en un avión y tú me lo has recordado.
Besitos Carlos.

puck dijo...

Vaya, que relato más inquietante, tanto que mi mente se negó a imaginar el final jejej.
Besos Carlos.

Queralt dijo...

Gracias Carlos por las re-bienvenidas... jejejjeje
Y también gracias por los comentarios.
Después de tanto tiempo sin leerte, tu relato me ha dejado esperando... me ha parecido el comienzo de una historia, no una historia ni el fragmento de una. Espero que no te moleste que te lo diga. Aunque, sinceramente te sigo diciendo que, a pesar de parecerme poco, está descrito muy bien.
Con toda humildad y cariño te lo digo así que, espero, repito, que no me lo tengas en cuenta.

Un montón de cerezas y cariñitos.

Queralt.

Anónimo dijo...

Los sueños descargan los miedos y al despertarse de ellos..parece que permanecen.Quién no re-conoce esa sensación¡¡
Besucos amigo.Ya estoy en tu blog¡Espero no perderte de vista.
Besucos de nuevo Y gracias¡¡

Anya dijo...

Me ha recordado a "La sombra del gato" un libro de esos finitos de Alfaguara, ¡pero de los que más miedo me ha dado! Mmmm... ¿dónde andas Ninivé que no escribes?
P.D.:¡Seguro que podrías escribir un libro con toda esa gente rara que ves en los juicios!

Anya dijo...

¿Dónde andas Carlos?
En fin, todo el apoyo del mundo.